Iniciando un nuevo camino

En ROSENDO Y SUS MANOS se da un acontecimiento de importancia, la sequía del 42-43 en el Uruguay con un entramado histórico como fondo de las peripecias humanas. Se desarrolla en esta zona, abarcando Valentines, y  Nico Pérez-José Batlle y Ordóñez.
Grabado de Fernando Cabezudo, carátula: Villa.

Los hermanos protagonistas del relato,  luego de la emergencia escolar a causa de la sequía, entraron en la vida educativa en Batlle y Ordóñez, Nico Pérez, “Nico- Batlle”. La  Liberación de Francia, caída de Berlín, Paz mundial. Post guerra. Vida social, intelectual, deportiva, estudiantil. Lluvia de estrellas.

Éste es el contexto en el que se ambientará este blog. Al decir de Omar, Nico-Batlle  fue privilegiado en un tiempo en el que se desarrollaban aquí importantes aontecimientos culturales, donde los  jóvenes  pudieron absorver un cúmulo de experiencias que los enriquecieron y que marcaron su vida para siempre. Tal es su caso, como lo describe en estas palabras:

Escribir sobre mi aldea por adopción, es desde el punto de vista sentimental, conceptual, de estímulos,  saldar una deuda de gratitud por lo vivido entre los años 46 y 50 en el viejo Nico Pérez o en el moderno Batlle y Ordóñez o el actual Nico –Batlle. En esos años entre deslumbramientos se decidió mi vida futura: mi vocación como docente, como escritor, como ciudadano, en la formación familiar.

Y el pueblo Nico Pérez pertenece a nuestro país, y vivió o vio vivir los tiempos históricos del mismo y por tanto aunque más no sea un eco de la del mundo en el entendido que no hay historia que no sea universal, tenía aunque joven,  su tradición

Este relato no es estrictamente personal y nostálgico, sino que trata de rescatar el pasado de un pueblo, en ese entramado que son las relaciones humanas con el sello de una determinada circunstancia, tiempo y lugar”.

El Profesor Omar Moreira publica esta novela en 1976, la que será próximamente corregida y  republicada.

Los invitamos a acompañarnos en este camino que iniciamos,  para ir reconociendo juntos, la estela que dejaron en su paso por esta región, aquellos que nos precedieron en el tiempo.

Cristina Campelo

Publicado en Literatura, Nico Batlle, Omar Moreira | Etiquetado , , , | 1 Comentario

26 de Mayo, Día del Libro

Mañana se conmemora un nuevo Día del Libro, y no podía faltar en esta página, que recoge los sentimientos  y  publicaciones de un escritor como Omar Moreira, la presentación del nuevo trabajo que está realizando: El Aviador y sus cronistas.

Un libro aún inédito, ya pronto para ser impreso, que se centra en un personaje de nuestra zona: Benito Mondo. Se trata de un cuento de unas 18 páginas, que relatan, con un hilo conductor, las peripecias de este aviador nacido en este pueblo, Batlle y Ordóñez, y que, al desatarse la 2ª Guerra Mundial, participó de misiones en varias regiones de Europa y África del Norte, regresando luego a su pueblo natal, lo que generó que transmitiera  entre sus amigos y familiares las experiencias vividas.

“El regreso de El Negro Mondo a su pueblo natal Batlle y Ordóñez-Nico Pérez, fue un suceso saludado por las diversas voces de los distintos sectores de la comunidad que simboliza un pueblo. Era; “el hijo de doña natividad llegó de la guerra”…”que estuvo en la batalla de Londres”…que lo condecoró el general Charles De Gaulle”…

Así se suma con su calidad de excelente piloto, a la vida de la región, participando de viajes muy pintorescos, trasladando enfermos o colaborando en acciones que tenían que ver todavía con los coletazos de la guerra, como era la presencia de judíos emigrados a estas latitudes por la persecución sufrida en Europa.

Aterrizajes forzosos, traslados increìbles, y la vida misma de Benito en el pueblo, en el Club Concordia o en estancias de la zona,son narrados por Omar,  que atrapa al lector, en especial a quien vive y  conoce los lugares donde se desarrollan las acciones.

Al  investigar este personaje, su historia,  surge este relato de ficción, que tiene como base  varias entrevistas realizadas a su hijo, y a familiares que aún residen en la localidad y en Montevideo. El relato aporta gran riqueza histórica, por los datos de la historia local que se mencionan.

Un nuevo personaje que se suma a nuestro acervo histórico, para continuar fortaleciendo los vínculos con el pasado, necesarios para continuar en el camino de revalorizar nuestra identidad local.

 

Publicado en Nico Batlle | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

El Molino Quemado

molino-quemadoEste nuevo libro de Omar Moreira, segunda edición actualizada,  se presentó el pasado viernes en el Liceo Daniel Armand Ugón de Colonia Valdense, en forma coordinada con la fundación Isabel Artus. Otro mojón en la trayectoria literaria de Omar, que trata de este edificio emblemático para la región, haciendo coincidir la presentación con  este fin de semana del Patrimonio.

Es de destacar que se filma una película con esta historia, a la cual Omar contribuye con sus vivencias e investigación. Podemos conocer más detalles en Facebook: Película Molino Quemado

Aquí más detalles de la presentación

Publicado en Nico Batlle | Etiquetado , , | Deja un comentario

Los números de 2014

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 1.800 veces en 2014. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 30 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Publicado en Nico Batlle | Deja un comentario

Entrevista acerca de su nuevo libro “Los pata de perro”

omar

Entrevista de Nelson Caula por Radio Uruguay.

Publicado en Colonia, Entrevista Nelson Caula, Nico Batlle, Radio Uruguay | Deja un comentario

Noticias actualizadas de Omar en Facebook

tapaOmarMoreira

El último libro de Omar Moreira

Para saber cómo adquirirlo, puedes visitar su espacio en Facebook: Omar Moreira Libros

 

Publicado en libros | Etiquetado | Deja un comentario

Postales: Liceales del año 1947

Esta fotografía rescatada por Omar, tiene 65 años.
Según los datos obtenidos, aparecen aquí, de izquierda a derecha, abajo Elena Núñez, ¿?, Beatriz Daher, Lidia Cancela.

Segunda fila, Walter Farah, ¿?, ¿?, Nancy Bacelo, Gladis Alzugaray.

Tercera fila, Latorre, ¿?, Toto Mota, Alvarez, Wilson Suarez, Juan Vicente Fuentes.

Un lindo recuerdo, que hoy comparte Omar,  de una época muy apreciada por ambos, con un bagaje cultural que marcó a su generación, y también de  grandes logros estudiantiles a nivel nacional e incluso internacional  en lo deportivo, como es el caso de estas deportistas que vemos en las fotos siguientes,  Perla Correa  y Nancy Bacelo (de pie, de izq. a der.) fotografiadas en este grupo que competía en representación del Liceo, ya nominado de José Batlle y Ordóñez. Abajo, Beatriz Daher en foto publicada por Semanario El Pueblo.

Publicado en Historia, Liceo de José Batlle y Ordóñez, Nico Batlle, Nico Pérez, Omar Moreira | Etiquetado , , , , | 8 comentarios

Paseo estudiantil

Isabel Artús, directora del Liceo (a la izquierda de la foto) con un grupo de alumnos

La Asociación de Estudiantes culminaba el año liceal con un paseo estudiantil. Dado que tenía mucho de despedida  se preparaba con bastante antelación.

Concurrían estudiantes, algunos egresados, algunos padres y profesores.  Fidelidades del liceo.

Se realizaba en un viejo monte de eucaliptos con una suerte de casa abandonada casi del comienzo las sierras de Olimar Chico, Sierras de Chimbre luego de pasar el Boliche Quemado. Sobre la hoy Ruta 7.

Tiempos de abundancia: varios corderos asados, donados por amigos o padres de alumnos; olla podrida que invariablemente la dirigía Iman Nuñez, el bedel del liceo, con ayudantes. Las donaciones de ingredientes iban llegando por ofrecimiento o pedidos.

La música la integraba dos bandoneones Ariel Carnales y Madelino Núñez, – generosos en extremo-tocaban toda la tarde.

Las bebidas eran gratis para todos: refrescos, un  barril de cerveza llevado de Montevideo, conjuntamente con el hielo, en barra, resguardadas en largos cajones acolchonados en aserrín y sal.

La preparación le insumía a los organizadores eran varias jornadas imborrables, por el sinnúmero de detalles a tener en cuenta. Todos aquellos pormenores, los conocimientos, se transmitían a los que quedaban.

La preparación de la olla de podrida siempre exigía a una cuadrilla de voluntarios. Iman pasaba la receta: tanto de carne de cerdo, chorizos, garbanzos, porotos de manteca. Y lo importante: ¡los pollos! Era lo único que no se pedía. Se incautaban. Era un ritual mantenido en secreto. Los gurú llegaban de Montevideo: varios ex alumnos  expertos veteranos de otras guerras: Bebe, Juancito y El Niño Loco.

A los que se sabía que concurrirían al paseo se le confiscaba uno o dos pollos y alguna gallina, si no era que hubiera dejado algún gallo del que se querían desprender por tener más edad que el liceo.

La brigada expropiadora  salía y otros estaban en receptoría, en especial algunos de las casas  de los dirigentes más nuevos. No era extraño que de puro novato el receptor se viera forzado a perseguir a un pollo mal muerto, que más parecía un gallo, que se iba coc coc,  pechando la pared por 19 de Abril calle abajo.

Se decía que un experto en eso era Pepe Medina, el bibliotecario que de puro pierna salía a colaborar. Era un hombre jorobado que siempre andaba de bastón. Contaban que con el bastón golpeaba las patas de las gallinas hasta que sentía que se había subido a él, entonces, salía con el bichito al hombro para una muerte silenciosa que siempre era  la meta buscada.

Gran indignación tuvo José, el presidente de la Asociación, cuando entendiendo que su casa era sagrada, sin embargo contribuyó sin quererlo con dos pollos barataraces. Ya los había detectado un alumno de las clases particulares que daba su madre, una santa mujer, que nos perdonaba esas “faltas”,- así lo catalogaría seguramente el futuro hombre de derecho- siempre y cuando estudiáramos.

El NIño Loco quizá introdujo el surrealismo en el pueblo cuando miró un desgraciado pollo contra la luz del foco del medio de la calle, al exclamar:
– ¡Una bicicleta!.

Se decía que Niño Loco lo cargaba desde una noche que habían entrado a comer uvas del parral de un vecino, con el Negro, un compañero. La familia estaba reunida cenando y prolongaban la sobremesa. Para mayor comodidad el Negro se subió a los hombros de su compañero. Un racimo para vos uno para mí. Luego era dos para mí y uno para ti. El que sería desde ese momento Niño Loco, como castigo ejemplar, llevó al abusador hasta la ventana que tenía los postigos abiertos y lo mostró bien de modo que no se les despintara la comadreja ladrona de uvas.

Aquellos paseos estudiantiles tejían amores y también los destejían. Cantos, un tango sonando, miradas juveniles de ojos vivos, sonrientes o tristes. Un dolor dulce: aquí. Hacia el Sur

En aquel año 1951, con un dolor enorme partí hacia Montevideo desde Batlle y Ordóñez, en un coche motor ferroviario, al atardecer. ¡Qué tristeza de alejarse de aquel pueblo tan querido y querible! Y la imagen de mi madre y mis dos hermanos menores en el andén. Hoy me es inevitable recordar los versos de L. Falco de doña Pancha en el andén. Todas las estaciones tienen la imagen de las despedidas.

Para cursar bachillerato concurrí  como tantos otros jóvenes del Interior, al  IAVA Dejaba aquel mundo de lluvia de estrellas y entraba en el umbral de un tiempo de santos y diablos.

Me perdí en el mundo de unos 3000 estudiantes.

Omar Moreira

Publicado en Historia, Liceo de José Batlle y Ordóñez, Nico Batlle, Nico Pérez, Omar Moreira | Etiquetado , , , | Deja un comentario